-

sábado, 20 de abril de 2013

Mauro Viale (historia de este periodista)



Mauricio Goldfarb, conocido como "Mauro Viale", (Buenos Aires, 28 de agosto de 1947) es un periodista argentino. Comenzó en la especialidad deportiva y devino al espectáculo.

TRAYECTORIA
Comenzó como movilero, y llegó a hacerle una nota al boxeador Oscar Bonavena en ocasión de una discusión con Raúl Gorosito en el gimnasio, antes de la pelea de ambos hacia 1975.
El 23 de mayo de 1977, hizo su primera gran aparición mediática. Se inició en el periodismo deportivo, donde relató cada semana las transmisiones deportivas de fútbol. Durante fines de los 70, condujo "Con un pie en el Mundial", por Canal 7 de Buenos Aires. Luego llegó a ser el relator principal del programa "Fútbol de Primera" hacia fines de los '80. Al dejar el programa, pasó a cubrir espectáculos y política.

APOGEO
Durante mediados de la década del '90, condujo un programa de muchísimo rating en América TV. A ese espacio se le endilga haber comenzado con la "televisión basura", donde los invitados se peleaban ante cámaras casi a diario.
Un rasgo distintivo de ese programa fueron los invitados. En algunas emisiones compartían estudio desde Diego Maradona hasta travestis desconocidas.
Durante 1996, eran habitués diarias Samantha Farjat, Natalia Denegri y en menor medida Julieta Lavalle, testigos de una causa de drogas que involucró entre otros a Diego Maradona y a su por entonces manager Guillermo Coppola.
En 1997, Viale aplicó los mismos recursos para seguir el caso de José Luis Cabezas, fotoperiodista asesinado el 25 de enero. Viale llegó a tener en su estudio a Gladys Cabezas, la hermana, con quien improvisó una conferencia de prensa desde allí.
Ese mismo año, tuvo en estudios en vivo a Diego Maradona y a Charly García.1


Escándalos
En su programa Impacto a las 12 fue golpeado en vivo y en directo por el matarife Alberto Samid, quien insistía en que el conductor dijese su nombre original. Viale le achacó haber avalado la bomba a la AMIA y le acarició la mejilla. Samid negó la acusación y ambos se trabaron en lucha. Pese a que la gente de la producción hizo lo imposible por contener al empresario de la carne mientras Viale intentaba patearlo, este le propinó varios golpes, dos de los cuales dieron con el animador por el suelo.2
En otra ocasión, durante un programa en vivo atendió una llamada por celular y actuó de manera que el televidente pudo haber entendido que el padre del actor Pablo Echarri, entonces secuestrado, había muerto.3
También en mayo de 2010, Viale y Hugo Guerrero Marthineitz se enfrentaron a pocos metros de la emisora de Recoleta, por una supuesta deuda salarial que le reclamaba el conductor peruano a Viale, quien lo había contratado como columnista pese a que Marthineitz ya no se encontraba bien de salud.
En mayo del 2012, en su programa de cable, reaccionó negativamente por un chiste irónico del actor Pablo Echarri, el cuál bromeó diciendo que "a Mauro no lo vería nunca porque ya lo habia visto mucho, y que le mandaba cariños". Por esa broma el periodista se enojó de forma tal que, emostrando que le había dolido el golpe, insultó a Echarri diciendo que era un "actor de cuarta".
Según una investigacion realizada por el periodista Christian Sanz, Mauro Viale y su hijo cobrarían dinero de la central de inteligencia argentina denominada SI(ex-SIDE).4

Otros rumbos
Con el declive del menemismo, Viale perdió audiencia y espacios. Se dedicó a hacer radio e inventó nuevos programas para la TV por cable.
Trabaja en Radio Rivadavia. Allí desde 2008 hizo "Ahí, donde está el silencio", hoy llamado "Político", también en horario de la mañana; y su programa diario en el canal de cable de la señal América 24 de igual nombre.
Es la figura mediática del portal de noticias Infoexclusivo donde tiene un espacio titulado "Capote: Periodismo novelado".


Ahora que tenemos un pequeño resumen de este "periodista", veamos los escandalos reales

La historia del secuestro de Antonio Echarri



El secuestro de Antonio Echarri, fallecido hoy a los 73 años, fue uno de los casos más resonantes en medio de la ola de secuestros que tuvo lugar en la provincia de Buenos Aires -y en menor medida, en todo el país- durante el año 2002. El crímen golpeó duramente a la familia y en especial al padre del actor Pablo Echarri.

Antonio Echarri fue secuestrado en la madrugada del 24 de octubre de 2002, mientras atendía su puesto de diarios y revistas del barrio Crucecita, en el partido bonaerense de Avellaneda. Había llegado en colectivo, ya que meses atrás le habían robado el auto. "Si vemos rondar un solo policía por tu casa, le pegamos un tiro en la cabeza a tu papá", dijeron los captores a Pablo Echarri por teléfono, a la vez que le reclamaban un rescate de 100.000 dólares.

La familia estaba preocupada porque Antonio, entonces de 66 años, padecía problemas cardíacos y diabetes, por lo que pidieron a la policía que no intervenga en el caso. El martes 29 de octubre, el actor pagó un rescate de 200.000 pesos. Doce horas después, la policía detuvo a cinco personas que habían recibido el dinero y traicionado al resto de los captores. Al día siguiente, dos grupos de la policía bonaerense rescataron a Echarri de una casa del partido de Burzaco.

En las semanas siguientes comenzaron a caer los implicados: el 1 de noviembre fue detenido José Luis Dicugnia, un sargento retirado de la Policía Federal de 51 años, porque la casa donde estuvo apresado Echarri estaba a su nombre. Claudio Godoy, vendedor de celulares de 38 años, cayó una semana después mientras caminaba por las calles de Avellaneda; habría sido el que les entregó el teléfono de Pablo Echarri a los captores. También fue procesado Martín Murgía, un productor del programa televisivo de Mauro Viale

Sin embargo, Echarri no identificó a ninguno de los detenidos en las rondas de reconocimiento judicial. Finalmente, el juez federal de La Plata, Arnaldo Corazza, resolvió procesar a Germán Ferrand Luna, Juan Carlos Cajigal y Esteban Dionisio Furtado, como coautores del secuestro. El resto de los detenidos quedó en libertad, aunque vinculados a la causa.

El caso no quedó ahí. Días después del secuestro, el 10 de noviembre, apareció asesinado Ezequiel Di Cugno, hijo de 22 años de José Luis, con dos balazos en la cabeza y tres puñaladas en el pecho, en un arroyo afluente al Riachuelo. En abril de 2003 fue detenido Fabián Mónaco, un mecánico de 35 años acusado de participar en el secuestro y asesinar al jóven.

El último detenido, en 2004, fue el uruguayo Juan Esteban Torres Maciel, que estuvo 18 meses escondido en una vivienda en Avellaneda. El misterio de la causa se reavivó el mes pasado, cuando apareció asesinado con un disparo en la cabeza y dentro del baúl de un automóvil Pablo Martín Mettica, otro de los involucrados en el secuestro.

_____________________________________________________________________________________________


INVESTIGACION POR NARCOTRAFICO: SAMANTHA FARJAT Y NATALIA DE NEGRI



El caso Coppola convirtió a dos chicas en estrellas de tevé

Las dos están involucradas en el caso que tiene detenido a Guillermo Coppola · Se hicieron famosas por sus peleas ante las cámaras, donde se dedicaron a revolver sus asuntos privados

La protagonista de la película Jóvenes brujas mira a cámara dispuesta a contar su historia y dice: "Mi nombre es Samantha". La sala entera estalla de risa. Es que Samantha (Farjat) y Natalia (De Negri) se convirtieron en los dos nombres más populares de la Argentina. Tal vez ellas no hayan hecho grandes méritos, pero nadie les negaría el empeño. Entre el viernes 1 y el viernes 8 de noviembre, estas chicas vinculadas al caso Coppola hicieron una verdadera maratón televisiva. Sin contar los noticieros, a una, a la otra o a ambas se las vio: el viernes 1 en Memoria (Canal 9), que alcanzó ese día picos de ráting de 28 puntos, el doble de su promedio habitual; el lunes 4 en Mediodía con Mauro (ATC), el martes 5 en Almorzando con Mirtha Legrand (Canal 9), Esta tarde (América) y El Periscopio (América); el miércoles 6 otra vez en Mediodía con Mauro y el viernes 8 nuevamente en Memoria. Por lo menos.

La mayor parte del tiempo que estas chicas estuvieron en pantalla, fue dedicada -salvo alguna excepción-, a revolver en sus asuntos privados mucho más que a descubrir sus vínculos con el poder o con el caso que tiene detenido a Coppola.

Show televisivo difícil de resistir. Sexo, droga, ombligo al aire, circo: Pasen y vean.

"Entonces lo hiciste gratis"

A cara lavada, jeans y remeritas en los programas matinales y vespertinos, las chicas cambian el look para presentarse en Memoria, que va a la noche.

CHICHE GELBLUNG: Recién Samantha decía que en tu casa había drogas siempre. (Cámara a Samantha, de pantalón blanco, botas y saco negro, ojos bien delineados, amplia sonrisa).

NATALIA (pelo recogido, solero mini negro, uñas largas pintadas de blanco. Muy seria): No es verdad. Yo probé, pero no había siempre drogas en mi casa.

Minutos después, en el mismo programa, Samantha enfrenta un tribunal de ocho mujeres (periodistas, una artista plástica, anónimas chicas de su casa, una diputada). "A mí nadie me prostituyó", se defiende. " A mí nadie nunca me pagó por nada. Lo que hice, lo hice porque quise..." Del tribunal sale un gran griterío, hasta que una voz se destaca: �Entonces, lo hiciste gratis!.

El lunes, Natalia apareció en Mediodía con Mauro sentada junto a un hombre de remera fucsia, al que se presentó como Jacobo Winograd, empresario. "Natalia -aseveró- le tiene miedo a Samantha. ¿No ve que cada vez que van a Memoria habla Samantha todo el tiempo? Parece la hermana Pelloni... con todo respeto".

NATALIA (a cara lavada): Ella siempre se quería acercar a vos. ¿Te acordás que la echabas de la mesa? SAMANTHA (al bloque siguiente, ya no está Natalia): Acá traje (saca unos papeles y los muestra a la cámara) todas mis credenciales: de la UADE, del campo de deportes... Yo hablo con Natalia, aclaramos las cosas, y ahora llego yo y ella se va corriendo. (...) No puede dar la cara porque no dice las cosas como son.

(La charla sigue girando sobre los entredichos de las ex amigas) SAMANTHA: Natalia ahora está embarazada y tiene el gran problema que como es famosa, nadie le quiere hacer un aborto. Tengo entendido hasta que el principal Diamante se iba a hacer cargo del hijo.

MAURO VIALE: ¿Pero de quién está embarazada? SAMANTHA: No sé. Ni ella debe saber de quién. Pero yo no vine acá para hablar mal de ella...

Llegamos al martes. Samantha baja la escalera de Mirtha y la reciben la misma bandera y el mismo aplauso que, por ejemplo, a Norma Aleandro. Luce un trajecito de pantalón y chaqueta negros. Está maquillada con cuidado.

MIRTHA (Ya en la mesa) Qué vida has hecho, Samantha. ¿Qué dicen tus padres? SAMANTHA: No fue tan desastrosa, tampoco.

MIRTHA: A mí me provoca una gran pena.

SAMANTHA: Pena no es la palabra.

MIRTHA: ¿Te molesta que me de pena? SAMANTHA : Yo no me doy pena.

Pasa el primer plato, retorna la calma.

SAMANTHA: Natalia y su abogado cobran para ir a los programas. Les hicieron firmar documentos a la producción de un programa de este canal.

MIRTHA: ¿Memoria? SAMANTHA: Memoria. Y de lo de Viale se llevaron un televisor. Yo nunca me llevé nada. Y al programa de hoy ella no vino porque quería que le pagaran.

MIRTHA: Es cierto, quería un cachet.

Día agitado. Sin tiempo de cambiarse de ropa, una hora después Samantha aparece en el estudio de Esta tarde.

SAMANTHA: Natalia me contó que estuvieron juntos con el principal Diamante en Pinamar y que él le dijo que se iba a hacer cargo del hijo. No creo que se pueda hacer cargo de nada, porque tiene dos criaturas que ni siquiera las ve.

La imagen pasa a un tape grabado minutos antes con Natalia De Negri: "Yo no estoy embarazada de nadie. Aparte, averiguen bien. Porque supuestamente hay una chica embarazada y otra con sida. ¿No será ella la que tiene sida?" Termina el tape, la cámara pasa a Samantha, que se dobla sobre sí misma y, entre carcajadas, grita: �Es una mogólica! Ay, Dios. Yo mañana traigo mi análisis de HIV que dice "no reactivo".

Un poco de paciencia, y la chica aparece en El Periscopio, por el mismo canal.

GRACIELA ALFANO: ¿Hablás con tu familia? NATALIA (lleva una remera ajustada y una carterita colgada estratégicamente en banderola. La cámara toma a ambas desde abajo) Sí, hablo. Mandale un besito a mi hermanito, que está muerto con vos.

ALFANO (manda el besito y repregunta): ¿Qué hacés para vivir, chiquita? NATALIA: Doy clases de inglés. Bueno, ahora perdí todos los alumnos. ALFANO: Claro, me imagino...

Entre la Momia y la Máquina

Nuevamente en la tira de Mauro Viale, le tocó a Samantha debatir con un panel heterogéneo, en el que resaltaba un hombre robusto con cara de bonachón. Un cartel sobreimpreso advertía "Oscar Demelli (empresario)".

DEMELLI: Esta chica no puede recibir amenazas de nadie porque creo que la peor amenaza es ella, para la sociedad. En segundo término, estoy totalmente de acuerdo con el doctor Lestelle, creo que la droga "corrumpe" (sic), pero "corrumpe" potencialmente al cerebro. A esta chica le recomendaría que se hiciera ver por un siquiatra. Y si no alcanza eso, le puedo recomendar al equipo de Matera..

SAMANTHA (interrumpe y le dice a Viale): No se quién es el señor.

VIALE (en off): La Momia, luchaba en la época de...

DEMELLI (voces superpuestas): DNI... (no se entiende el comienzo) 608414.

SAMANTHA: Voy a tomar el consejo como de quien viene (risas en el estudio)... Viernes 8. Memoria. Samantha se somete (voluntariamente, aclara Gelblung) al detector de mentiras. Responde una serie de preguntas, después cuestiona algunos de los resultados. El conductor la tranquiliza "esta es una prueba más, no es una prueba definitiva". El programa había abierto con un cuadro sinóptico sobre los personajes de la noche ocupando toda una pared del estudio. Delante, Gelblung y Samantha conversaban. El, de traje. Ella, de ajustados jeans negros y cortísima remera blanca.

SAMANTHA: Ellos (los policías) todo el tiempo me amenazaban con que me iban a poner droga...

GELBLUNG: ¿Llevaban droga permanentemente encima? SAMANTHA: No se si una cantidad como para poder poner y acusar, pero llevaban porque ellos consumían.

Tres días antes, a los postres de la mesa de Mirtha, el periodista Román Lejtman le había dicho a Samantha: Ustedes no tienen ni idea del partido que están jugando.

_____________________________________________________________________________________________

Mauro Viale a los golpes con Guerrero Marthineitz



Mauro Viale y Hugo Guerrero Marthineitz protagonizaron un verdadero escándalo en la esquina de Radio Rivadavia. El suceso ocurrido luego de que el locutor peruano le reclamó la suma de siete mil pesos al periodista argentino, quien alega desconocer dicha deuda, y finalizó con intervención policial y una ambulancia que se acercó hasta el lugar.

Después de que Hugo Guerrero Marthineitz fue desalojado por no haber abonado el alquiler de su vivienda por dos años, Mauro Viale habría sido uno de los encargados en darle una mano. Sin embargo, aquella amistad que ambos tendrían finalizó de la peor manera, con un escandaloso y confuso episodio que se desató en la vía pública.


La gente en la calle estaba azorada. No podía creer lo que estaba viendo. Corrían las 11 de la mañana del viernes último. Mauro se disponía a salir de la emisora como lo hace todas las mañanas para preparar su programa de TV. Circulaba por el pasillo de planta baja de Radio Rivadavia rumbo a la puerta de salida; de repente frente a su vista aparece Hugo Guerrero Marthineitz, 85 años, enfermo y casi en situación de indigente (sabido es que el locutor había sido desalojado de su casa por deudas económicas). Según compañeros que presenciaron en "directo" el episodio, la discusión fué así:

GM: "Pagáme las 7 lucas que me debés!!!"- gritaba enfático el peruano.
MV: "Qué siete lucasss??? Tomatelás de acá! Yo no te debo nada!
GM: Pagáme ya lo que me prometiste!!!- Subía el tono el locutor.
MV: Yo no te debo nada ni te prometí nada!!

Mauro, salió rápidamente de la emisora por Arenales rumbo a Larrea. Detrás, Guerrero Marthineitz con insultos y gritos repitiéndole al gerente de noticias de la emisora que pague lo que debe. En medio del escándalo, decenas de automovilistas y transeúntes que no podían creer la escena. Parece que el peruano en medio de un ataque de nervios, llegó a pecharlo volviendo a repetirle el "Pagáme lo que me debés HDP"!!! Mauro se dió vuelta y le pegó un fuerte empujón y le gritó : " Cortála, tomatelás, yo no te debo nada la p... que te P...!!! Marthineitz cayó pesadamente al piso (repetimos, tiene 85 años y está enfermo) se desmayó. Un vecino llamó rápidamente al SAME y a la comisaría 19. Un patrullero y una ambulancia llegaron al lugar. Mauro se fugó rápidamente, y se escondió en la radio para evitar más escandalo (repetimos es el Gerente de noticias de la emisora). Martineiz fué asistido por los facultativos y trasladado en ambulancia al Hospital Fernández donde fué internado. Hay muchos testigos del hecho que relataron a Lechuzeros, principalmente los empleados de la casa de Pastas, la carnicería y el diariero. Seguramente serán los testigos del locutor Peruano para su futuro juicio. Dicen que los directivos de la radio no pueden creer el hecho, están impactados, y evalúan pedirle la renuncia a Mauro por el escándalo que salpicó a la Radio. Sumado a que el informativo es un desastre y que es el primer año desde hace casi una década que no es nominado a los Martín Fierro. Mauro por ahora desea mantener su proyecto: Posicionar a su desconocido hijo Jonhatan en los medios.

_____________________________________________________________________________________________

Viale vs. Samid, a las trompadas



Luego de una discusión política, el conductor y el empresario de la carne se tomaron a golpes de puño, en vivo, en los estudios de América.

En cinco minutos, Mauro Viale justificó ayer el nombre de su programa, "Impacto a las 12". Los impactos se sucedieron: primero un derechazo del empresario de la carne Alberto Samid en el rostro del conductor, luego una leve réplica de Viale, que segundos más tarde volvió a impactar, esta vez contra el piso del estudio de América. Como broche, un tercero en discordia (según trascendidos, tío de Samid) le pegó una patada mientras el conductor intentaba levantarse del suelo. Todo en vivo y en directo, hasta que los reflejos algo lerdos del director de cámaras decretaron la tregua, a través de una larga tanda publicitaria. El jurado popular (integrado por aquellos que vieron por tv el incidente, y también por los que dicen haberlo visto o escuchado) dictaminó que Samid ganó por puntos. Tal vez, los puntos que le faltan a "Impacto a las 12" para satisfacer las expectativas de rating del canal.
Aquellos televidentes bizarros que extrañaban los exabruptos de las chicas del "Caso Cóppola", como Samantha y Natalia, o personajes bizarros como Jacobo Winograd y cía. en el inolvidable (por varios motivos) "Mediodía con Mauro", tuvieron ayer su día de gloria, después de haber soportado, durante meses, un programa con pretensiones de seriedad periodística. Viale superó (¿sin querer?) sus mejores momentos de adrenalina televisiva, justo cuando decía que quería lavar la imagen que fabricó durante el "Caso Cóppola". Fue boxeado e intentó boxear, en una prolongación de su agresivo modo de manejar a los invitados y aún a los miembros de su producción.
Los hechos se sucedieron así: Samid fue al programa para defender la política económica proteccionista del actual gobierno. Viale, ferviente menemista, lo retrucó desde su postura "dolarizadora". Para que esa disputa dialéctica haya degenerado en un escándalo pugilístico debió mediar la incontinencia verbal de ambos contendientes. Samid, sin que viniera al caso, desafió a Viale, instándolo a decir su "verdadero nombre" (una chicana tan vieja como el antisemitismo), en tanto el periodista, equilibrando el nivel del debate, lo acusó de "avalar el ataque a la AMIA". Tocado, el matarife, con varios centímetros menos de estatura, comenzó a pechar a Viale, y luego lo golpeó, con un certero cross de derecha. Años de lidiar con medias reses, barrabravas y punteros políticos (se define como un "hombre de derecha": fue menemista, amigo de Seineldín, y en su momento se jactó de haber conocido en Bagdad a Saddam Hussein), le dieron el background necesario como para no empalidecer frente al conductor. Este también arrojó sus golpes, e impactó.
Después de la larga tanda reparadora, Viale volvió, se acomodó el saco y pidió disculpas a los telespectadores. La pelea fue la comidilla de todos los programas de chimentos de la tarde. Samid dio su versión en "Rumores", el programa de chimentos de Azul Televisiòn. Viale eligió "Intrusos" (América) para hacer su descargo y debió exponerse, del otro lado del mostrador, a la euforia reprimida de su colega Jorge Rial, que mostraba las imágenes en cómodas cuotas, para sostener el morbo de los televidentes.




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada