-

miércoles, 2 de mayo de 2012

Mitos Del Paraguay

e="color: red"> Hola blogueros y bienvenidos!________________


Este post se trata de los mitos del paraguay
Es un tema muy interesante, Por que tuvieron muchas apariciones
Según relatos de personas, Algunas de ellas conocidos mio
Por eso tengo el agrado de traerles información acerca de este
Interesante tema





Para que la Historia tenga sentido para ustedes, primero devén de conocer a:


Tau y Keraná







Taú y Keraná son personajes de la mitología guaraní. La pareja fue objeto de una terrible maldición según la cual sus hijos se convirtieron en los siete monstruos mitológicos: Teyú Yagua; Mbói Tui, Moñai, Jasy Jateré, Kurupí, Ao Ao y finalmente Luisón. Todos ellos nacidos prematuramente (sietemesinos).


Padres malditos

Taú era un espíritu maléfico que se había enamorado de la doncella llamada Keraná, una niña de belleza encomiable (hija de Marangatú) que se pasaba los días durmiendo. Por esta razón le pusieron por nombre Keraná (dormilona) y era la simpática personificación de la tribu. Taú se había quedado prendado de la joven y para conquistarla se transformó en un apuesto joven.
Con la nueva apariencia Taú visita a Keraná por siete días consecutivos. En el último día, intenta raptar a la joven, por lo que Angatupyry (espíritu del bien) se ve obligado a intervenir para evitarlo. Para ello se entabla en una lucha con Taú que dura siete días. Finalmente, Taú haciendo uso de artimañas vence a Angatupyry.
Taú a verse triunfador se lleva a Keraná. Esto ocasiona profunda tristeza e indignación en la tribu por lo cual estos ruegan un castigo ejemplar al transgresor. Angatupyry entonces vuelve a tomar cartas en el asunto y hace de Taú el objeto de una terrible maldición.




Empecemos con el mas popular del Paraguay!


Aclaro! Este no es uno de los hijos malditos de tau y keraná
pero por ser el mas popular voy a empezar con el


El Pombero o Karai Pyhare


El Pombero es un personaje mítico muy conocido que circula por las afueras de las ciudades y bosques del Paraguay, un país ubicado en el centro de América del Sur. El Pombero es también conocido en Guaraní como "Karai Pyhare" o Señor de la Noche. Es musculoso, petiso y peludo. En las noches silva suavemente asustando a las personas.

Cuentan también la leyenda que al Pombero le atraen las mujeres, a quienes frecuentemente seduce con sus poderes. Su presencia acompaña misteriosos sonidos y sensaciones extrañas. Si visitas el Paraguay y escuchas o te encuentras con alguien parecido, no te asustes y simplemente ofrécele tabaco y caña,….estarás así fuera de peligro. Quizás hasta ganes un nuevo amigo.


Tuve la desagradable oportunidad de estar en la casa de una amiga que era como por así decirlo acosada por este fenómeno o quien sabe quien era. Pero por lo que cuenta la leyenda y se describen en los libros supimos que era el pombero, Esta es mi historia:


Eran como las 3 de la mañana terminábamos de mirar una película de terror con dos amigas, y eramos los únicos en la casa ya que sus padres estaban de viaje. Cuando de repente escuchamos un tremendo sonido! Alguien golpeo la ventana trasera, y por el sonido interpretamos que fue con un trozo de madera. Y que tiraba piedritas por la misma ventana Al instante sospechamos que era este populoso "señor", apague la TV y nos quedamos en silencio, y escuchábamos sonidos raros, y pisadas afuera de la casa. Y de repente el clásico silbido que lo caracteriza, se dice que cuando el silbido se escucha a lo lejos, quiere decir que el pombero esta cerca tuyo, y que cuando lo escuchas cerca esta lejos, pero sea como sea que lo escuches. Es una señal de mal augurio. También se caracteriza por hacer el sonido del pollito. "PIO PIO". Y bueno, nos quedamos encerrados en la casa hasta la mañana siguiente. Por suerte no paso a mayores. Pero es tremendo, es una cosa que no deseo que le pase a nadie, casi me muero del susto.

Forma en que actua

Su función primordial es la de cuidar del monte y los animales salvajes. Se enoja muchísimo si algún cazador mata más presas de las que consumirá. Si eso ocurre se transforma en cualquier animal o planta y con argucias induce al infractor a internarse a lo profundo de la selva donde se pierde. Lo mismo sucede con el pescador, o aquel que corta árboles que no utilizará. Su presencia no siempre puede ser advertida, porque la capacidad de metamorfosearse, hace que vigile subrepticiamente la conducta de los hombres.
Como es muy lascivo, acecha a las mujeres, especialmente a las que no han sido bautizadas para poseerlas, y viola a aquella esposa que públicamente pone en tela de juicio la virilidad de su marido. Algunos investigadores han recopilado la creencia de que el Pombero puede preñar a las mujeres, solo apoyando el dedo en su vientre. Esto ocurriría si la dama solitaria, sin bautismo, al ser visitada en la noche por él, no le invita tabaco, miel o cigarrillos. Quizá, de esta manera inocente e ingenua, la cultura guaranítica explica los nacimientos extramatrimoniales, hecho muy repudiado en estos núcleos sociales.
Tambien suele acechar sujetos con la cara junta ya que suele molestarlo.
Si el Pombero es enemigo, se está expuesto a innumerables peligros dentro del bosque, porque siempre con engaños intentará perderlo en la espesura. Algunas veces provoca extraños accidentes dentro de los ranchos, como por ejemplo que se cierren solas las puertas, o caigan utensilios de la cocina, misteriosamente. Los que están enemistados con el duende, en las noches, suelen escuchar pasos y voces en los alrededores del rancho, como si alguien caminara por el patio en las noches. En cambio si es amigo, pueden obtenerse grandes ventajas, puesto que él, de manera invisible guiará al cazador hasta el lugar donde se hallan las presas más grandes y gordas, la buena pesca o los mejores frutos silvestres que sirven de alimento.


Este ser habita en todo el paraguay, norte de la Argentina y sur del Brasil






Otro de los mas populares es el:

Jasy Jatere






Es una especie de duende o gnomo de la mitología guaraní. Su creencia se extiende por Paraguay y casi todo el Noreste argentino (incluyendo a las provincias de Misiones, Corrientes, Formosa y parte del Chaco) y sur de Brasil.


Mitología

Muchas de las características de este personaje se confunden con las del Pombero. El Yasy Yateré suele ser representado como un enano o un niño pequeño, desnudo, hermoso, de cabellos dorados, (en algunas variantes barbudo), con un sombrero de paja y un bastón de oro donde residen sus poderes mágicos .
Suele recorrer el monte a la hora de la siesta, atrayendo a los niños con un silbido hipnótico que imita al de un ave. Se dice que aparece sobre todo durante la época del avatiky (cosecha del choclo o maíz tierno) que gusta comer.
El Yasy Yateré se vale de su silbido o de su bastón mágico para atraer a los niños, a los que rapta. Los lleva al monte donde los retiene un tiempo para jugar con ellos y alimentarlos con miel y frutas. Luego los abandona o los deja enredados en ysypo (liana).
Antes de abandonarlos, el Yasy Yateré los lame o los besa, dejándolos tontos o idiotas (tavy: akã tavy), mudos (ñe' engu) o sordomudos. Sin embargo, éstos se recuperan después de un cierto tiempo. En algunas zonas se cree que al cumplirse un año del rapto, el niño tiene un "ataque" con convulsiones (epilepsia)
En otras versiones, si el Yasy Yateré se cansa del niño, puede llevarlo al río donde lo ahoga
Una forma de volver inofensivo a este personaje es quitándole su bastón dorado, sin el cual se carece de poderes. Entonces el Yasy se pone a llorar como un niño pequeño. Para conseguir esto, basta con embriagarlo con caña (aguardiente), bebida a la que es muy aficionado.
Otra forma de congraciarse con él es ofreciéndole pencas de tabaco, que se dejan en zonas aledañas a la casa o bien en los caminos de entrada al monte.
En la versión de Rosicrán de la mitología guaraní, Yasy Yateré es el cuarto hijo de Taú (espíritu del mal) y de Keraná (diosa del sueño).






Pacemos al:

Luison






Luison es el séptimo y último hijo de Taú y Keraná, en quien recayó la mayor maldición que pesaba sobre sus progenitores. Su solo nombre aterroriza. Este ser espeluznante se halla ubicado en la encrucijada de los caminos de la vida y de la muerte.
Sus dominios son los cementerios. Vive de la carne de difuntos. Es feo, de cabellos largos y sucios, con una palidez mortal y olor fétido, causaba repugnancia y terror.

Al comenzar las sombras de la noche, Luisón pierde sus formas humanas para transformarse en un perro de horrible aspecto con dientes afilados de diferentes tamaños, sus extremidades son mitad humanas, mitad garras.

A la media noche, con ojos ojos rojos refulgentes como dos brasas encendidas, sale en busca de seres humanos para convertirlos en otros luisones, lo que logra pasando por debajo de las piernas de los hombres que encuentra en su maléfico paseo. El olor nauseabundo que le acompaña y su aspecto hiela la sangre y enloquece a las víctimas que se dejan atrapar.

Luisón habita en los camposantos y cementerios, se alimenta de los cadáveres que allí desentierra. Se le puede escuchar en las noches de luna llena, cuando emite sus aterrorizadores aullidos sobre las tumbas.

Con las primeras luces del nuevo día, retornan sus formas humanas y regresa a sus ocupaciones, donde se lo ve sucio, cansado y esquivo.

El Luisón es capaz de hacer perder al hombre su condición humana transformándolo en penante bestia y demonio. Devora la carne de los muertos y el alma de los vivos. No conocen los guaraníes mayor desgracia que ésta, por eso huyen de él. Es el equivalente sudamericano del "Hombre-Lobo" europeo.






Teyú Yaguá






Etimología

Teyú Yaguá (Teju jagua, en guaraní) significa literalmente "lagarto-perro" y está relacionado con las características físicas del mismo es mas grande y tenebroso.Es un lagarto con cabeza de perro y no puede utilizar su fuerza come solo frutas


Mitología

Debido a la maldición lanzada por Arasy contra Taú por haber raptado a Kerana, su descendencia será por siempre deforme y monstruosa.
Así, el primer hijo de la pareja es un enorme lagarto con siete cabezas de perro cuyos ojos lanzan llamaradas. Sus siete cabezas de perro dificultaban cualquier tipo de movimiento. En algunas versiones, Teyú Yaguá sólo tiene una enorme cabeza de perro. Pero en todas las varientes coinciden en su escasa capacidad de moverse.
Su aspecto era el más horroroso de los siete hermanos. Sin embargo su ferocidad fue aniquilada por deseo de Tupá. Era dócil e inofensivo. Aún así era temido por su mirada fulgurante.
Se nutría de frutas y su hermano jasy Yateré le proporcionaba miel de abeja, alimento de su predilección. Fue considerado como el señor de las cavernas y protector de las frutas. Se lo menciona también como genio protector de las riquezas yacentes en el suelo. Su piel adquirió brillo revolcándose en el oro y las piedras preciosas de Itapé.







Mbói Tu'i







Etimología

Mbói Tu'i se traduce literalmente por "víbora-loro", lo que describe la morfología de esta criatura. tiene dos patas hacia la cintura, cabeza de loro, y cuerpo de serpiente. Su rasgo puede asustar a las personas.



Mitología

Este ser tenía la forma de una enorme serpiente con una gran cabeza de loro y un pico descomunal. Tenía una lengua bífida roja como la sangre. Su piel es escamosa y veteada. Su cabeza está emplumada. Tiene una mirada maléfica con la que asusta a todo aquel que tiene la mala suerte de encontrarse con él.
Ronda por los esteros y protege a los anfibios. Adora la humedad y las flores. Lanza terribles y potentes graznidos que se escuchan desde lejos y provocan terror en las personas que lo oyen.
Se lo considera el protector de los animales acuáticos y los humedales.



Moñái






Mitología

Este ser tenía el cuerpo de una enorme serpiente con dos cuernos rectos e iridiscentes que funcionan como antenas.
Sus dominios son los campos abiertos. Puede subir a los árboles con gran facilidad y se descuelga de ellos para cazar a las aves con las que se alimenta y a quienes domina con el hipnótico poder de sus antenas. Es por ello que también se dice que es el señor del aire.
Moñái era aficionado al robo y ocultaba todos las productos de sus fechorías en una cueva. Los continuos robos y saqueo de las aldeas provocaban gran discordia entre la gente que se acusaba mutuamente por los robos y las misteriosas "desapariciones" de sus pertenencias.
Reunidos en una asamblea deciden que poner fin a las fechorías de Moñái y sus hermanos. La hermosa doncella Porasy se ofrece a llevar a cabo dicha misión. Para ello convence a Moñái de que se ha enamorado de él y que antes de celebrar sus nupcias quiere conocer a sus hermanos.
Moñái la deja al cuidado de Teyú Yaguá y parte a buscar al resto de sus hermanos: Mbói Tu'i, Yasi Yateré, Kurupí, Luisón y Ao Ao. Cuando por fin los trae consigo, comienzan los rituales de la boda. La caña circula entre los hermanos a raudales. Pronto éstos están completamente ebrios. En ese momento Porasy trata de ganar la salida de la cueva que estaba tapiada con una enorme piedra.
Moñái advierte el movimiento y saliendo de la penumbra envuelve con su cuerpo de serpiente el cuerpo de la doncella tirándola nuevamente al fondo de la caverna. Porasy alcanza a dar la voz de alarma a su gente que la estaba esperando afuera y sabiéndose perdida les ordena que quemen la cueva, aún con ella adentro.
En recompensa al sacrificio de Porasy, los dioses elevan su alma convertida en un punto de luz pequeño pero intenso. Desde entonces los dioses destinan al espíritu de Porasy de alumbrar la aurora.






Kurupí






Mitología

Tiene la apariencia de un hombre más bien bajo, fornido, muy moreno retacón y extremadamente feo con manos y pies velludos. No posee coyunturas, por lo que su cuerpo es de una sola pieza.[cita requerida] En algunas versiones tiene los pies hacia atrás por lo que es muy difícil seguirlo. Sin embargo su principal característica es su enorme y larguísimo pene que lleva enrollado a la cintura, el cual usa para atrapar a sus víctimas.
Sus ataques a las mujeres solas que se aventuran por la selva por leña son mucho más agresivos y crueles que los de su hermano Yasy Yateré. El Kurupí viola y mata a sus víctimas. Sin embargo, su mayor diversión es raptar a las vírgenes, quienes desaparecen misteriosamente para regresar encintas y listas para parir a los siete meses. Los hijos de Kurupí mueren al séptimo día por un extraño mal. También se dice que con sólo verlo, las mujeres se vuelven locas.
Kurupí es el genio de los animales silvestres, especialmente de los sementales. No abandona nunca la selva donde reina con el poder de su sensualidad, excepto para raptar a sus víctimas.
Una forma de huir de este engendro es cortándole el pene, con lo cual se vuelve inofensivo. Otra opción es treparse a un árbol, ya que al carecer de articulaciones no podrá subir






Ao Ao







Mitología

Es una especie de animal cuadrúpedo, con un gran parecido con una oveja, pero con cabeza de jabalí; y con la diferencia de que es más grande y además muy feroz. Posee la facultad de reproducirse solo y vive en una gran manada en las zonas más inhóspitas de cerros y montañas.
El Ao Ao se alimenta de carne humana y de oveja por eso es perseguido capataces de estancias; vive persiguiendo a las personas que se aventuran por los cerros. Una forma de escapar de este ser es subiéndose a una palmera pindó, árbol sagrado. De ese modo Ao Ao queda desorientado, pierde el rastro de la víctima y abandona la persecución. Cualquier otro árbol será arrancado de cuajo por este personaje y su víctima caerá en sus garras.
Por su capacidad de reproducirse solo es considerado como la deidad de la fecundidad. Además era considerado como el dominador de los cerros y montañas.







Y este es el fin del post, Espero que hayan disfrutado de la mitología del Paraguay!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada